Negocios

Ante invasión brasileña INAC dice: "Inviertan, pero no tanto"

La expansión de Minerva Foods en Uruguay, tras la compra del Frigorífico Carrasco, eleva la preocupación de productores rurales y obreros de la carne por la concentración de plantas en manos de grupos brasileños que manejan el 41% de la faena

jueves, 20 de março de 2014

El presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Luis Alfredo Fratti resume todo con una frase: "inviertan, pero no tanto".

En algo poco habitual en estos negocios, el acuerdo para la venta del Frigorífico y Matadero Carrasco al grupo brasileño Minerva Foods se concretó en un par de horas. La transacción por un monto de US$ 37 millones incluye la particularidad de que el dueño del Carrasco, José Costa quedará con el 1,2% de las acciones del grupo Minerva (ver aparte). En la operación intervino el estudio jurídico Guyer & Regules.

Una vez concluida la auditoría jurídica y financiera, en un lapso de unos 45 días, se produciría el traspaso de la planta.

Más allá de que Minerva pase a ser la segunda mayor exportadora de carne bovina del Uruguay, con entre el 18% y 22% del total de la exportación, con la compra de Frigorífico Carrasco pasa a incursionar en el negocio de carne ovina. Su otra planta en Uruguay -el frigorífico PUL- no tiene esa posibilidad.

Para el gobierno, la concentración de los grupos brasileños en la industria cárnica -ya maneja el 41% de la faena de bovinos- es inevitable. "Se agranda uno de los grupos que ya estaba instalado en Uruguay, hubiera sido peor si hubiera comprado otro de los grupos mayoritarios", dijo Fratti a El País.

"Acá lo que está en el medio son los intereses económicos de lo que gana cada empresa, más allá de la nacionalidad a la que pertenecen", sostuvo.

El presidente del INAC aseguró que si se pudiera elegir, sería mejor que "tuviéramos multinacionales con diferente nacionalidad, pero eso no lo elegimos".

"Tampoco hay que olvidarse que el propio gobierno, hace algunos años, pedía a Brasil que mirara más hacia el Mercosur al momento de invertir, pero somos tan pequeños que después decimos, inviertan pero no tanto", reconoció.

Aún así, para Fratti, es mucho más importante que "el negocio de la industria frigorífica en Uruguay continúa siendo visto como muy bueno, porque estas empresas que compraron en otras partes de Latinoamérica, por algo vienen a invertir en nuestro país".

El negocio de la carne tiene algunas particularidades. "El 80% queda en el país, porque es materia prima y el otro 15% son impuestos, gastos y pago de mano de obra. El riesgo es que estas empresas tomaran decisiones fuera del país, con apoyo del gobierno brasileño", explicó.

Cuidado

Mientras tanto, hoy directivos de la Federación de Obreros de la Industria Cárnica y Afines (Foica) mantendrán una reunión con el gremio del Frigorífico Carrasco para conocer los detalles de la venta transmitidos por la patronal.

El presidente de Foica, Adrián Pérez, dijo a El País que los trabajadores están preocupados por la extranjerización de frigoríficos. "También nos preocupa que son capitales que se van a ir con sus ganancias", destacó.

Los ganaderos comparten la misma preocupación. "Es peligroso para el productor que tres grupos frigoríficos brasileños (Marfrig y JBS/Friboi son los otros dos) sumen más del 40% de la faena de vacunos. Nos preocupa la concertación" a la hora de pagar al productor, aseguró a El País Guillermo Villa, delegado de la Federación Rural en la Junta Directiva del INAC.

"La industria es oligopólica, porque hay pocas industrias y muchos productores. Eso también lleva a que exista concertación de las plantas para bajar los precios del ganado. Es la única explicación para que se pague lo poco que se paga por los ganados", criticó Villa.

"Indudablemente cuanto mayor diversidad y orígenes tengan los dueños de los frigoríficos más hace a la competencia", señaló el productor.

"Cuando hay un caída en la rentabilidad de los productores, por ejemplo por bajos precios del ganado debido a concertación entre las plantas, suele ser peligroso para la producción ganadera", afirmó.

Reparto de acciones tras negocio y concentración de exportaciones

Parte del pago de Minerva a los dueños del Carrasco se hará con 1,7 millones de acciones del grupo brasileño que serán transferidas en un plazo de tres años a partir del 30 de abril de 2015. Eso representa unos US$ 10 millones de los US$ 37 millones que implicó el negocio (hay US$ 17 millones que se abonan contado y otros US$ 10 millones el 30 de abril de 2015).

Así, el propietario del Frigorífico Carrasco, José Costa, pasará a tener 1,2% de participación en el capital del grupo brasileño. El presidente del grupo, Fernando Galletti prevé un potencial de mejora de 20% en la ganancia antes del pago de impuestos, deuda de la operación en Uruguay a través de las sinergias entre el Carrasco y el PUL.

Los tres grupos brasileños en Uruguay -Minerva (con el Carrasco incluido), Marfrig y JBS/Friboi- exportaron en 2013 por un total de US$ 661,8 millones (FOB); esto representó 51% de las exportaciones. Si se suma la exportación de Breeders & Packers del inglés Terry Johnson, por US$ 61 millones (FOB), las empresas extranjeras son responsables de 56% de las exportaciones de carne bovina.

(Publicado por El País - Uruguay, 20 marzo 2014)
_________________

últimas calientes

suscribirse |  entre en contacto |  apoyadores |  migalhas en portugués |  migalhas international