Asilo

Ecuador, tras la búsqueda de una salida para Assange

El gobierno ecuatoriano ve tan pequeña la posibilidad de que Julian Assange salga de su embajada en Londres en un futuro cercano que ha iniciado contactos con el Partido Laborista.

martes, 2 de abril de 2013

Asilo

Ecuador, tras la búsqueda de una salida para Assange

El gobierno ecuatoriano ve tan pequeña la posibilidad de que Julian Assange salga de su embajada en Londres en un futuro cercano que ha iniciado contactos con el Partido Laborista.

Su idea es explorar la opción de un acuerdo con ese sector para que, si gana en las elecciones del 2015, se comprometa garantizar que Assange no sea extraditado a un tercer país. Según notas de la prensa británica publicadas en estos días, el Gobierno ecuatoriano mantuvo un primer acercamiento con el grupo opositor al Gobierno conservador de David Cameron, con el fin de explorar una posible salida para el caso del fundador de Wikileaks.

Assange permanece recluido en la Embajada de Ecuador en Londres desde junio pasado, cuando pidió asilo político por "temor a retaliaciones" de Estados Unidos, por haber revelado secretos del Departamento de Estado.

Sin embargo, el pirata informático necesita una salida política para dejar la sede diplomática. Incluso, se postuló para el Senado de Australia, para tratar de conseguir un respaldo político en su país.

Sin embargo, Assange todavía tiene que responder ante las autoridades de Suecia, que lo investigan por dos denuncias sexuales. Precisamente, este es el acuerdo al que Ecuador quisiera llegar con el Gobierno británico: conseguir que Assange solamente sea extraditado a Suecia y no a EE.UU., para que colabore con las investigaciones judiciales en su contra. Para esto el Gobierno de Quito necesita la ayuda del Partido Laborista del Reino Unido, en caso de que llegue al poder en los comicios que se realizarán el 2015.

De acuerdo con el diario The Guardian, autoridades de Ecuador habrían pedido una reunión con los políticos, para tratar sobre temas ambientales y de comercio bilateral, pero los laboristas habrían sido sorprendidos cuando la diplomacia ecuatoriana introdujo el tema de Assange, sin previo aviso, al final de la reunión.

Según una fuente a la que el periódico The Guardian dice haber tenido acceso, "la reunión estaba prevista para otros temas y era parte de una serie de contactos regulares que se tienen con gobiernos extranjeros en Londres".

Agrega que la fuente señaló que "este (caso Assange) no es un tema político para el Partido Laborista".

En la cita habría participado Kerry McCartthy, quien es considerada la canciller en la sombra de los laboristas. Ella es una de las cabezas de esa tienda y parte del Parlamento, en representación de Bristol del Este, desde el 2005. Kerry habría conversado con la embajadora de Ecuador en Londres, Ana Albán, quien le abrió las puertas a Assange en junio pasado.

Pero ahora estaría buscando la forma de que Assange deje la Embajada ecuatoriana, según reportó el diario The Independent.

"El Ecuador quiere ver la situación actual solucionada pero ha perdido toda esperanza en la voluntad del actual Gobierno para hacerlo. Se ha acercado al Partido Laborista con la esperanza de llegar a un acuerdo para luego de las elecciones. Piensa que no es bueno para Assange ser residente permanente en la Embajada en Londres".

La sede de la misión diplomática y actual residencia de Assange está vigilada permanentemente, para evitar que el pirata informático deje el lugar sin ser visto. Esta vigilancia constante ha costado 3 millones de libras esterlinas a Inglaterra, pues requiere de la presencia permanente de policías.

El vicecanciller Marco Albuja explicó que la reunión que mantuvo la embajadora Albán con el Partido Laborista fue una iniciativa propia de la diplomática y no una posición oficial del Gobierno. "Ni el Gobierno ni la Cancillería han pedido una reunión con ninguna bancada política. Las gestiones se hacen de forma oficial con el Gobierno inglés", explicó Albuja.

Además, comentó que Albán se había reunido con todos los partidos políticos, incluso el oficialista conservador, para exponer las "expectativas" del Gobierno de Quito frente a la situación de Assange. Esas citas fueron extraoficiales.

El pasado 18 de marzo, el Secretario Nacional de Planificación, Fander Falconí, estuvo en Londres para participar en una conferencia sobre el trabajo realizado en estos seis años de Gobierno. Allí aprovechó para reunirse con Assange. Falconí -según recogió la agencia AFP- dijo que el fundador de Wikileaks estaba con muy buena salud y de buen ánimo.

Falconí además se reunió con los legisladores Chris Williamson y Lord John Rea, ambos del partido Laborista británico, para comentarles sobre la defensa de los derechos en aplicación con la planificación nacional, según comentó una fuente de la Senplades.

El caso de Assange creó un malestar en las autoridades inglesas, que vieron con malos ojos la concesión del asilo.

Incluso, se produjo un 'impasse', ya solucionado, por la carta del Ministerio de Relaciones Exteriores inglés, en la que advertía que podía retener a Assange dentro de la sede diplomática. Reino Unido dice tener la obligación de extraditar a Assange a Suecia para que responda por las acusaciones que tiene pendientes.

Ecuador denunció este hecho ante la OEA, que logró que Inglaterra diera un paso atrás y prefiriera no crear un escenario político más complicado y esperar hasta que Assange salga de la Embajada ecuatoriana para detenerlo.

El asilo político

El 22 de junio del 2012,  el fundador de la organización Wikileaks, Julián Assange, se refugió en la sede de la Embajada de Ecuador en Londres. Esto violó  el arresto domiciliario que pesaba en su contra. Lo que complicó su situación legal aún más.

Pues la justicia inglesa había resuelto extraditar a Assange a Suecia para que participe en las investigaciones de las dos denuncias que pesan en su contra por supuesto abuso sexual.

Según el ex hacker y su abogado,  Baltasar Garzón, estas acusaciones son infundadas y constituyen un plan político de Estados Unidos, para extraditarlo y juzgarlo por los Wikileaks.

En agosto del 2012,  el Ecuador concedió el asilo a Assange en medio de la crisis con Reino Unido.

(Publicado por El Comercio – Ecuador, 2 abril 20130)

últimas calientes

suscribirse |  entre en contacto |  apoyadores |  migalhas en portugués |  migalhas international