lunes, 27 de setembro de 2010



Mercosur

Una lluvia de dólares cae en el Cono Sur

El gobierno brasileño está aumentando su intervención en el mercado cambiario para evitar una excesiva apreciación del real. Solo en las dos primeras semanas de septiembre compró US$5.900 millones en el mercado de cambios, según Reuters.

Esto ocurrió antes de la gigantesca suscripción de acciones de Petrobras, que implicará un ingreso adicional de capitales de 67.000 millones de dólares, como se informa en esta página. Preparándose para la nueva lluvia de dólares que se avecina sobre el país, el ministro de Hacienda, Guido Mantega, anunció la semana pasada que habrá compras "sin límites" para evitar la subida de su moneda, que el viernes cerró a 1,70 contra el dólar.

En 2008, el real llegó a cotizarse hasta 1,60. En enero de 2003, al asumir Lula, el dólar tenía una cotización bastante parecida tanto frente al real brasileño (3,44) como frente al peso argentino (3,27). Desde entonces, el realduplicó su valor frente al dólar, reflejando un masivo ingreso de capitales confiados en la fortaleza de las economías emergentes como Brasil.

En Chile está ocurriendo algo similar. El peso chileno cerró el viernes a su mayor nivel en dos años, por debajo de 490. El cobre, que representa el 60% de las exportaciones chilenas, volvió a cotizarse a precios récord este año, luego de una caída considerable en 2009 a causa de la crisis internacional.

Brasil y Chile son dos importantes socios comerciales de la Argentina, y los movimientos de sus divisas impactan fuertemente en el comercio internacional del país. El fenómeno de fuerte apreciación de estas monedas (a lo que se suma una reciente recuperación del euro frente al dólar) mitiga en parte la propia valorización del peso argentino, que aquí se mide como el atraso del tipo de cambio frente a la inflación.

Las importaciones argentinas, que en agosto se catapultaron 63%, a 5.300 millones de dólares, reflejan tanto la apreciación cambiaria como el hecho de que se comparan con un mes como agosto de 2009, cuando la economía local estaba en franca declinación. Pero ahora, el precio de la soja ha vuelto a trepar por encima de los 400 dólares la tonelada, promesa de que se derramarán más divisas sobre las pampas. De hecho, las exportaciones de agosto volvieron a batir un récord, superando los USS6.300 millones.

El comercio exterior argentino presenta hoy dos caras, dice el último informe de la consultora Finsoport. Por un lado, el saldo de la balanza comercial se sigue deteriorando, exactamente en 3.300 millones de dólares en el primer semestre.

Pero por otra parte, disminuyó la salida de capitales. En el primer semestre de 2009 se fueron US$6.500 millones, pero en la primera mitad de 2010 entraron 328 millones. "Este flujo se ha convertido en el aspecto central del equilibrio de la balanza de pagos, lo que revela un debilitamiento estructural de la economía", dice el informe.

Como sea, y mientras las monedas de las economías vecinas y el euro sigan fortaleciéndose contra el dólar, la política cambiaria en Argentina tiene el terreno despejado. El viernes, el ministerio de Industria destacó que las exportaciones industriales alcanzaron un récord de US$14.900 millones en enero-agosto. Buena parte de esto son autos, que van a Brasil.

(Publicado por El Clarín – Argentina, 27 septiembre 2010)

______________________

últimas calientes

suscribirse |  entre en contacto |  apoyadores |  migalhas en portugués |  migalhas international