Crisis electoral

OEA considera que "mejor opción" para Bolivia es ir a una segunda vuelta, pero Evo ya se proclama vencedor

El cómputo oficial de las elecciones en Bolivia está este miércoles cerca del 97% del escrutinio de votos

miércoles, 23 de outubro de 2019

El director de observación electoral de la OEA, Gerardo de Icaza, afirmó que sería una "mejor opción" convocar a una segunda vuelta electoral en Bolivia, incluso en el caso de que el actual presidente boliviano, Evo Morales, consiga suficiente margen para alcanzar la victoria en primera vuelta.

"Debido al contexto y las problemáticas evidenciadas en este proceso electoral, continuaría siendo una mejor opción convocar a una segunda vuelta", afirmó De Icaza durante una reunión extraordinaria de la Organización de Estados Americanos (OEA), con sede en Washington.

El cómputo oficial de las elecciones en Bolivia está este miércoles cerca del 97% del escrutinio de votos, con el líder indígena a solo unas décimas de alcanzar la victoria en primera vuelta, en un recuento que la oposición considera fraudulento.

Según datos del órgano electoral en Bolivia, Morales tiene ahora el 46.49% de los sufragios, mientras que el opositor Carlos Mesa, logra por el momento el 37.01%.

El sistema electoral en Bolivia da por ganador al candidato que alcance el 50% o más de los votos, o al menos el 40% con una diferencia de diez puntos sobre el siguiente; y si ningún candidato consigue esos porcentajes, los dos más votados pasan a segunda vuelta.

De Icaza consideró que, en el caso de que Evo Morales consiga esos diez puntos de diferencia, es "razonable concluir que será por un porcentaje ínfimo" y, por eso, afirmó que sería una "mejor opción" optar por una segunda vuelta.

"Toda elección debe regirse por los principios de certeza, legalidad, transparencia, equidad, independencia e imparcialidad. La misión pudo constatar que varios de estos principios han sido vulnerados por distintas causas a lo largo de este proceso electoral", subrayó.

"Los resultados de una elección deben de ser creíbles y aceptables para toda la población no solo para un sector", añadió De Icaza, al frente de las misiones electorales de la OEA desde el 2014.

Después de las elecciones, celebradas el domingo, el conteo preliminar del Tribunal Supremo Electoral (TSE), órgano electoral de Bolivia, abría la puerta a una segunda vuelta entre Evo Morales y Carlos Mesa, pero esa posibilidad perdió fuerza después de que se interrumpiera el conteo del TSE.

La OEA y la Unión Europea (UE), que también envió una misión de observación para acompañar las elecciones en Bolivia, han expresado preocupación por esa interrupción del recuento preliminar y han pedido a las autoridades bolivianas que garanticen la transparencia del proceso.

Ante la gran cantidad de críticas, el canciller de Bolivia, Diego Pary, ha comunicado al secretario general de la OEA, Luis Almagro, que acepta que se haga una auditoría de todo el proceso electoral, pero no ha dejado claro si aceptara que sus resultados sean vinculantes, como reclama el organismo.

Este jueves, Pary tiene previsto comparecer ante el organismo.

Proclama

El presidente de Bolivia, Evo Morales, se declaró nuevamente el miércoles ganador de las elecciones del fin de semana y criticó a la oposición acusándola de orquestar un “golpe”, luego de multitudinarias protestas que denunciaban que los comicios fueron manipulados.

El más reciente recuento oficial mostró que Morales obtuvo un 46,49% de los votos, cerca de 9,5 puntos por delante de su principal rival Carlos Mesa, pero por debajo de la ventaja de 10 puntos porcentuales que necesita para evitar una segunda vuelta.

Manifestantes enojados por lo que ellos consideran que fue un intento del Gobierno de manipular las elecciones del domingo realizaron una protesta masiva en la noche del martes en la capital La Paz frente al hotel donde la junta electoral del país procesaba los votos restantes. [nL2N2771QB]

En un combativo discurso realizado temprano el miércoles en las oficinas gubernamentales en La Paz, Morales criticó los hechos violentos de la víspera y acusó a la oposición e injerencia extranjera de originarlos.

"He convocado a esta conferencia para denunciar ante el pueblo boliviano y el mundo entero: está en proceso un golpe de Estado. Anticipadamente, se prepararon la derecha con apoyo internacional para un golpe de Estado", dijo Morales.

Las protestas en Bolivia comenzaron luego de que el conteo oficial de votos se paralizó por casi 24 horas a partir de las últimas horas del domingo, el día que se realizó la elección.

Fue entonces que Morales dijo que su partido obtendría un triunfo en primera rueda, pese a que los datos iniciales indicaban que el mandatario tendría que atravesar una segunda vuelta electoral para obtener una nueva reelección.

El ente oficial de auditar las elecciones y Gobiernos de otros países expresaron su preocupación por la integridad del proceso electoral.

La incertidumbre con respecto a los comicios bolivianos han agitado a la nación andina que ha atravesado 14 años de una relativa estabilidad política y crecimiento económico, desde que Morales fue electo como presidente por primera vez en 2006, siendo el primer mandatario del país de orígenes indígenas.
(Publicado por Agencias y La Razón - Bolivia, 23 octubre 2019)
_____________

últimas calientes

suscribirse |  entre en contacto |  apoyadores |  migalhas en portugués |  migalhas international