Estado de Excepción

Presidente de Ecuador declara estado de excepción por protestas contra eliminación de subsidios

El mandatario ecuatoriano Lenin Moreno denunció en un discurso público los "focos de violencia" creados en el marco de las movilizaciones.

jueves, 3 de outubro de 2019

 

 

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, decretó este jueves el estado de excepción en todo el país para garantizar "el orden, la tranquilidad y la seguridad" frente al "caos" que se estaría generando por la ola de protestas desatada en contra del último paquete de reformas económicas, que plantea la eliminación de las ayudas al consumo de combustible y la liberalizacion de precios.

Moreno denunció en un discurso público los "focos de violencia" creados en el marco de las movilizaciones, que "pretenden desestabilizar el Gobierno". "Debemos abandonar esa costumbre que linda con lo miserable de tratar de imponer criterios", ha advertido el mandatario, que ha considerado necesario actuar para garantizar derechos básicos de la ciudadanía.

La ministra de Gobierno (Interior), María Paula Romo, explicó en una comparecencia posterior ante los medios que la medida estará en vigor durante un plazo inicial de 60 días susceptible de ser ampliado y ha citado entre sus objetivos la necesidad de "despejar las vías" y garantizar el desarrollo de actividades esenciales.

Romo recordó que "paralizar servicios públicos está prohibido por la Constitución y está penado por el Código Penal" y ha dejado abierta la posibilidad de adoptar medidas contra los responsables de altercados.

En esta misma rueda de prensa, el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, subrayó la necesidad de actuar contra las actividades que "distorsionen el orden y la paz social", de tal forma que tanto la Policía y las Fuerzas Armadas estarían capacitados para adoptar las acciones que se consideren oportunas.

Gobierno defiende medidas. Moreno, que presumió de su "valentía para tomar decisiones", tendió la mano al "diálogo" para resolver posibles suspicacias, pero dejó claro que "no existe posibilidad de cambiar" el paquete de medidas anunciado el lunes.

En este sentido, tachó de "perverso" el subsidio que ahora quiere eliminar, toda vez que "distorsionaba" la economía e implicaba que "ingentes" recursos del Estado fuesen a parar "a manos de quienes no correspondían", desde personas "pudientes" a otras que traficaban con combustible.

El ministro de Finanzas, Richard Martínez, también se había expresado en la misma línea, negando un posible retroceso por parte del Gobierno, que mantiene que "es lo correcto" actuar para evitar que sigan beneficiándose "las mafias que se llevan el dinero a Colombia y Perú".

Protestas

Ecuador amaneció este jueves sin el servicio de transporte público de pasajeros, tras la paralización convocada por transportistas en rechazo a la eliminación del subsidio a la gasolina extra y el diésel decretado el pasado martes por el Gobierno.

La paralización, que incluye el servicio de taxis y transporte pesado, complicó la movilidad de los ecuatorianos para desplazarse hacia sus lugares de trabajos y actividades cotidianas, mientras que las clases se suspendieron en todo el país sudamericano.

En la ciudad de Quito, taxistas bloquearon desde temprano de este jueves con sus unidades varias vías, registrándose además protestas y quema de llantas, según reportes de medios locales.

El transporte municipal es el único que por el momento ofrece el servicio a la ciudadanía.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, firmó el pasado martes un decreto que libera el precio del diésel y de las gasolinas extra y ecopaís, como parte de una serie de medidas para corregir "graves errores de la economía ecuatoriana".

La medida, que apunta a combatir el déficit fiscal, supone la eliminación del subsidio a estos combustibles, con lo que el precio de los carburantes se elevó desde este jueves.

La eliminación de los subsidios le significará un ahorro al fisco de US$1.546 millones, según el Gobierno, que sostiene que con la medida se acabará también el contrabando de los combustibles hacia Colombia y Perú.

La noche del miércoles, las estaciones de gasolina reportaron aglomeraciones, incluso algunas se quedaron sin el producto, antes de rigen los nuevos precios, mientras que este jueves permanecen resguardadas por militares y policías, según la prensa local.

Los transportistas exigen que se derogue el decreto que libera el precio de los carburantes, caso contrario amenazan con una paralización indefinida.

"Es una decisión en firme, simplemente, todo depende del señor presidente y de su Gobierno", dijo uno de los transportistas en paro, tras señalar que si no se deroga el decreto "la transportación no sale a operar".

A su vez, el ministro del Trabajo, Andrés Madero, advirtió que "no se va a permitir bajo ningún concepto paralizaciones de servicios públicos y la disminución de prestación de los mismos, porque afectan a la ciudadanía".

Madero agregó que el Gobierno será respetuoso de todas las expresiones democráticas dentro del marco de la ley.

La Constitución ecuatoriana prohíbe en su artículo 326 la paralización de los servicios públicos, al considerar que se trata de una violación a los derechos de los ciudadanos.

(Publicado por Agencias y El Universo - Ecuador, 3 octubre 2019)
_________________

últimas calientes

suscribirse |  entre en contacto |  apoyadores |  migalhas en portugués |  migalhas international