Latam

"Que llegue caja a Latam no significa que mejoren sus resultados y eso es lo importante" : CEO - Chile

Estamos muy contentos por este espaldarazo a lo que hemos construido.

miércoles, 13 de julho de 2016

Las conversaciones comenzaron hace algunos meses. Qatar Airways golpeó la puerta de Latam y les planteó que quería entrar a la propiedad, ya fuera comprando a alguno de los socios o a través de un aumento de capital.

“No estábamos buscando un aporte de capital, pero dada la propuesta el tema se llevó al directorio y ahí decidimos que las condiciones ameritaban que se considerara este aporte de capital. La otra opción habría sido que alguien vendiera, pero nosotros no queremos vender, ni tampoco diluirnos”, cuenta Ignacio Cueto, gerente general de Latam Airlines y miembro de la familia controladora.

Cueto siente orgullo de la operación. Asegura que es un “espaldarazo” al difícil camino que han emprendido luego que la mala situación de la economía brasileña complicara los resultados de la fusionada Latam. Pero con la misma fuerza, el empresario afirma que este aporte de capital -de US$ 613 millones por el 10% y que significa un premio de 44%- sólo aliviará la caja, y aquí lo importante es mejorar los resultados.   

“La llegada de Qatar apunta a fortalecer nuestros balances; a que podamos estudiar oportunidades para ingresar a Medio Oriente y Asia; a que podamos avanzar con más solidez porque estamos más tranquilos. Pero la compañía tiene que ser capaz de tener buenos resultados. Eso es lo importante. Más allá de tener caja, la compañía tiene que tener resultados, por lo tanto esto ayuda, pero no es suficiente”, añade.

¿Cuáles son los alcances de este acuerdo?

Es un reconocimiento a la gestión de Latam Airlines por parte de una compañía prestigiosa a nivel mundial. Estamos muy contentos por este espaldarazo a lo que hemos construido. Y sobre todo es un apoyo a nuestro proyecto de desarrollo, que tiene que ver con conectar América Latina al mundo. El esfuerzo que hemos hecho en la región no ha sido fácil, sobre todo en los últimos años dada la situación de Brasil. Por eso, que venga alguien que sabe de este negocio y esté dispuesto a hacer una oferta sustancial y participar en la compañía, nos llena de orgullo y de alegría.

¿Qué viene ahora?

Hay que llamar a directorio, y a junta de accionistas. Se hace un aumento de capital de US$ 10 por acción y los socios mayoritarios, que tienen un poco más de 49%, no concurren al aumento de capital. Si suponemos que el otro 50% va al aporte de capital, Qatar sólo lograría el 5%. En ese escenario, Qatar abriría un poder comprador de 20 días para alcanzar el 10% acordado. Y si no lo logra por esta vía, hay compromisos de TEP (sociedad de la familia Amaro) para venderle un 2,5% de la propiedad de Latam. Hay otra cláusula que establece que ellos no podrán aumentar su participación más allá de 10% por un período de 30 meses.

El pacto también implica que Qatar tendrá un miembro en el directorio, ¿quién será?

Ellos ocuparán el cupo que dejó Ricardo Caballero, tras salir de la mesa hace algún tiempo. Ingresarán al directorio una vez que se concrete la operación. Yo me imagino que será el CEO de Qatar, Akbar Al Baker.

¿Ustedes se diluirían?

Todos se diluirían 10%. Costa Verde tiene un 25% y bajaríamos a 22,5%. Pero Costa Verde decidió que mantendrá el control de la compañía, y para hacerlo tiene que tener el 25%, por lo tanto de aquí a tres o cuatro meses en que se cierre la operación buscará camino ya sea comprando un 2,5% o con alguna fórmula para tener el 25%.

Usted dice que este es un espaldarazo, ¿pero podría interpretarse también como que Latam asume que está en una situación financiera compleja y que necesitaba capital?

No. Si fuera así los precios serían distintos. Un premio significativo como éste obedece a que aquí hay un interés genuino de Qatar de entrar a una organización que tiene valor. Y si los precios no hubiesen sido éstos, no habríamos aprobado un aumento de capital. Lo que sí es cierto es que a estos precios sustanciales la compañía y el directorio consideraron que es bueno fortalecer el balance dada la realidad de la región.

¿Quiere decir que estos US$ 613 millones le vienen muy bien en este momento, dada la crisis en Brasil y su efecto en la compañía?

Así es, nos vienen muy bien. Más allá de la fusión, los países de la región, principalmente Brasil, siguen estando débiles, políticamente complicados, económicamente afectados. En consecuencia, fortalecer nuestra caja es responsable.

¿Con estos nuevos recursos se acabarán los ajustes que viene aplicando la empresa?

No. Qatar reconoce lo que se ha hecho y fortalece nuestro proyecto futuro. Muchas de las iniciativas que estamos desarrollando en la compañía apuntan a la competitividad en la región, es decir, adaptarse a una nueva realidad. Que llegue caja a la compañía no significa que mejoren los ingresos, por lo que tenemos que hacer grandes esfuerzos para adaptarnos a la realidad de hoy, al Brasil de hoy. Es combustible para seguir avanzando, pero no se puede descansar en esto. Tenemos que adaptarnos a los costos y las demandas de esta región.

¿Cómo impactará el aporte de Qatar en la operación de la firma?

No cambia mucho nuestra estrategia ni nuestro modelo. Nosotros tenemos nuestro proyecto en la región y pretendemos seguir avanzando en conectar América Latina al mundo, adaptándonos a la realidad de la región y de Brasil.

¿Está considerando un posible ingreso de Latam en la propiedad de Qatar?

No lo vemos como una prioridad por ahora, tenemos otros intereses.

¿No le complica las participaciones cruzadas en el sector?, finalmente Qatar es un competidor y va a tener un director en la mesa de ustedes.

Qatar ya lo ha hecho en dos empresas, el grupo IAG (Qatar es dueño del 15% de IAG) y el grupo Latam. Pero se trata de ubicaciones geográficas tan distintas como es Medio Oriente y Sudamérica. Sin duda que este es nuestro aliado para Medio Oriente.

¿Y ser aliados en Medio Oriente se transformará también en alianzas comerciales?

Vamos a estudiar todas las oportunidades de conectividad, pero sin duda este acuerdo debiera fortalecer nuestra conectividad a Asia y el Medio Oriente.

¿Ustedes vuelan a Medio Oriente?

No. Pero ellos sí lo hacen desde Brasil y Buenos Aires, y a lo mejor los alimentamos de algunos países, o cuando lleguen a San Pablo distribuimos los pasajeros en Brasil. Sin duda que vamos a buscar caminos de cooperación.

¿A qué destinarán los recursos?

Estos recursos apuntan a fortalecer nuestra caja, poder avanzar y estar preparados para eventuales coyunturas. Pero no están asignados a un proyecto puntual. Hay que estudiar también todos los compromisos de corto plazo, para ver si se usa parte de esta caja o no en eso. Creo que avanzaremos más rápido en proyectos tecnológicos, tanto en internet como en telefonía, que lo consideramos un pilar fundamental.

¿Esto les ayudará a avanzar en la recuperación del grado de inversión?

El grado de inversión tiene muchas variables. Obviamente, la situación de la caja es una, pero la capacidad de la compañía de generar buenos márgenes e ingresos también es importante. Por lo tanto, creo que todavía tenemos que seguir avanzando en el camino de mejorar resultados y de adaptarnos a la realidad de hoy.

Ustedes han ido perdiendo participación de mercado en los países donde operan, ¿con este aporte de capital van a quedar en una mejor posición para recuperar terreno?

No creo que hayamos perdido mucha participación en la región. Puede que haya pasado en Brasil, porque el mercado está muy deprimido, pero eso también es factible de recuperar. No va por ahí. Cuando los mercados estén más favorecidos y haya más demanda, ahí uno piensa en crecimiento. Por ahora, la región no está para pensar en crecimiento sino que en rentabilizar el negocio.

¿En qué va ese plan por rentabilizar?

Lo fuerte del cambio en Brasil fue una sorpresa. Un país que crecía al 6% y el año pasado caía al 4%. Es el país más afectado y donde mayor participación tenemos del negocio, y es una demostración clara de que tenemos que adaptarnos y ser capaces de tener un negocio rentable en esa realidad. Y lo de Brasil no va a durar un año, llegó para quedarse un tiempo, y por lo tanto, no es que yo necesite la caja para soportar esto, yo necesito adaptar mi negocio a esta nueva realidad. En Brasil y en todos lados.

¿Y a cuánto estamos del objetivo, tener resultados?

Los resultados se están viendo, estamos avanzando, pero va a depender mucho de cómo se vayan comportando los mercados. La compañía se está ajustando, pero eso no es de un día para otro, por lo tanto va a ser importante que los mercados se vayan recuperando.

(Publicado por La Tercera - Chile, 13 julio 2016)
_____________

últimas calientes

suscribirse |  entre en contacto |  apoyadores |  migalhas en portugués |  migalhas international