lunes, 31 de outubro de 2011

Salud

Cáncer de Lula remece a Brasil y se vislumbra un nuevo escenario político para el oficialismo

La noticia del cáncer que afecta al ex Presidente Inácio Lula da Silva fue para los brasileños un verdadero balde de agua fría. Un desgraciado suceso que podría tener consecuencias políticas para el país en general y, en particular, para el gobierno de la Presidenta Dilma Rousseff.

Es que la figura de Lula está profundamente arraigada en el sentir nacional, sobre todo en las clases bajas, que agradecen su éxito en la lucha contra la pobreza. La combinación de bonanza económica, programas sociales y desarrollo económico, permitieron sacar a 29 millones de personas de la pobreza entre 2002 y 2010, según datos oficiales.

La inserción de Brasil en los grandes foros económicos mundiales le valió el apoyo empresarial, y la adjudicación para el país del Mundial de Fútbol de 2014 y de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016 fueron otros logros importantes, capitalizados por su delfín, Dilma Rousseff, elegida hace justo un año con el 56% de los votos.

Según informó la prensa brasileña ayer, al ex Mandatario, de 66 años, se le diagnosticó cáncer de laringe en el hospital Sirio Libanés de Sao Paulo. El tumor le fue detectado durante la realización de análisis clínicos a los que se sometió a raíz de un dolor de garganta y una ronquera que lo venían aquejando desde hacía algunas semanas.

De acuerdo a los análisis, el tumor está en su fase inicial, y tiene entre dos y tres centímetros de longitud, por lo que se le considera de tamaño mediano.

Lula será sometido a un tratamiento de quimioterapia que durará tres meses y constará de tres ciclos con intervalos de 20 días entre sí. El primer ciclo comenzará mañana lunes. El oncólogo Paulo Hoff, integrante del equipo médico que atiende a Lula, dijo que el pronóstico para el ex Mandatario es "muy bueno".

Últimamente, el ex Jefe de Estado había retomado su agenda internacional y viajado a Nicaragua, Cuba, Venezuela, Panamá, España y otros países para divulgar planes de desarrollo social. A nivel interno se había convertido en un importante "articulador político" entre el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) y otros conglomerados, y mantenía regularmente reuniones de trabajo con Dilma.

Protector de Dilma

Rui Tabares Maluf, doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de Sao Paulo, enfatiza que "Lula ha sido un protector de Rousseff y su principal consejero", desmintiendo un alejamiento entre ellos. Esto, pese a los recientes escándalos de corrupción que han significado seis bajas en el gabinete de la Mandataria, precisamente de funcionarios provenientes de la anterior administración.

Los medios de prensa hablaron de la "herencia maldita" de Lula, especularon con un "divorcio ético" entre el máximo líder del PT y Dilma, e incluso de la posibilidad de que fuese precisamente el ex Mandatario quien se presente como candidato presidencial en 2014.

Los expertos sostienen que el actual problema de salud del ex dirigente sindical parece alejar cada vez más la hipotética opción de un nuevo mandato, aunque Lula siempre dijo que la "candidata natural" para la reelección es Dilma.

Ayer, la propia Jefa de Estado mostró su cercanía con Lula y evidenció su inquietud por lo ocurrido. "Como Presidenta de la República y ex ministra del Presidente Lula, pero sobre todo como su amiga, compañera, hermana y admiradora, estaré a su lado con mi apoyo y amistad para acompañarlo en la superación de este nuevo obstáculo", dijo.

Tavares Maluf puntualiza que la figura de Lula sigue siendo muy potente y trascendente en Brasil, y en especial para el Ejecutivo: "Es el sustento de la fuerza que gobierna hoy".

Por tal motivo -indican los expertos-, con la enfermedad de Lula se vislumbra un nuevo panorama político para el oficialismo que deberá prescindir de él durante el tratamiento y convalecencia. "Hay que esperar y ver cómo evoluciona. Pero tendrá que priorizar su salud, y estará al menos tres meses fuera de la actividad pública, tiempo en que el PT deberá reorganizarse para suplir su ausencia en la importante actividad de articulador político", dice Lucía Hippolito, comentarista en CBN Radio de Río de Janeiro.

La doctora en ciencias políticas añade que un aspecto positivo para el gobierno será que en lo venidero la atención ciudadana estará centrada en la salud de Lula, quedando los recientes escándalos de corrupción en segundo plano. "Es la ocasión para que Dilma acelere su programa de gobierno y haga los ajustes necesarios en su equipo", manifiesta.

Cada oración, cada deseo de recuperación de ustedes, me dará más fuerza. Gracias, Brasil

Inácio Lula da Silva

Otros casos

Dilma Rousseff

Tuvo un cáncer linfático en 2009. Se realizó un tratamiento que fue exitoso.

Fernando Lugo

El Presidente paraguayo se sometió a quimioterapia por un cáncer linfático en 2010.

Hugo Chávez

El Mandatario venezolano tiene un cáncer no precisado. Tuvo 4 sesiones de quimioterapia.

Ehud Olmert

En 2007, cuando era Premier de Israel, le detectaron un cáncer de próstata

(Publicado por El mercurio – Chile, 30 octubre 2011)
___________________

últimas calientes

suscribirse |  entre en contacto |  apoyadores |  migalhas en portugués |  migalhas international