Fondos Buitre

Argentina anunció que impulsarán un cambio de jurisdicción de los bonos que entraron al canje

El gobierno enviará a los abogados de la Argentina a hablar con el juez Thomas Griesa para evitar un default.

miércoles, 18 de junho de 2014

El ministro de Economía, en una conferencia de prensa que dio esta tarde en el Palacio de Hacienda, anunció "los pasos a seguir" en el Gobierno frente al fallo adverso en la Corte Suprema de los Estados Unidos. "Qué vamos a hacer? No podemos permitir que nos impidan honrar los compromisos con el 97% de bonistas que ingresó al canje. Estamos iniciando los pasos para hacer un canje de deuda que permita pagarles en Argentina", precisó.

Además, anunció que "vamos a enviar a nuestros abogados a hablar con el juez Griesa. Para que diga a qué se refiere cuando dice que no quiere empujar al país a un default".

Con estas medidas el ministro exhortó a la población a "quedarse tranquilos" respecto de la decisión del Gobierno de honrar la deuda con los acreedores que ingresaron al canje. Pero planteó que "la sentencia parece empujarnos al default, por un lado o por el otro. Esto es lo que se desprende del fallo".

"Supongamos que pagamos sólo los 900 millones a nuestros acreedores el 30 de junio. Pero si los depositamos van a ser embargados y Argentina caería en defalut no porque no tenga la plata sino porque no le dejan pagar. Si les pagamos los 1.500 millones a los fondos buitres, además de esos 900 al resto. Pero atrás de los 1.500 millones vienen los 15.000 millones que no podemos ni es razonable pagar", añadió Kicillof.

"Pero si les ofrecemos a los buitres más de lo que les ofrecemos a nuestros bonistas, ellos con razón irán a un juez y le dirán yo entré al canje y me pagaron menos que a ese otro que hizo juicio. Por eso hay una cláusula que está en los bonos y en la justicia argentina que dice que no le podemos hacer una mejor oferta a los que no entraron al canje. Así se llega a cifras que son alrededor de 120.000 millones de dólares, de todos los que entraron al canje. Se desencadena algo que es impagable", precisó.

Jurisprudencia

En 2013, ya el Fondo Monetario Internacional advirtió el impacto que podría provocar la sentencia en contra de Argentina.

Analistas explicaron a El Tiempo que, evidentemente, había un interés de los Estados Unidos por interceder a favor de Argentina, dado que un fallo en contra del país terminaría impactando en otros casos similares, con un efecto global negativo a nivel mundial. Además, su apoyo tiene que ver con un contrapeso contra el malestar contra Argentina que parte desde los países de la Unión Europea (UE). El precedente que generaría un fallo en contra de Argentina no es menor: indicaría que todos aquellos países que están en proceso de reestructuración de deuda o que lo hicieron recientemente, no podrían ofrecer canjes acorde a sus necesidades, sino que deberían aceptar que sus acreedores cobraran la totalidad de lo invertido en bonos que cayeron en default.

La semana pasada, en un artículo publicado en diario estadounidense The Washington Post, se dejó entrever que funcionarios del Departamento de Justicia se habían reunido con abogados de las partes por pedido del presidente Barack Obama. Cabe recordar que, por lo menos, Estados Unidos a través de diferentes organismos de su gobierno federal habían presentado por lo menos cinco amicus curiae a favor de la Argentina en el juicio armado por los fondos buitre NML Capital y Aurelius, que buscan sacar provecho cobrando al 100 por ciento.

Para contextualizar la pelea, los fondos de cobertura, dirigidos por la empresa del republicano y el multimillonario Paul Singer, han estado luchando en los tribunales de EE UU para obligar a Argentina a pagar lo que, bajo su punto de vista, es valor razonable de la deuda. Argentina alcanzó un acuerdo con la mayoría de los tenedores de bonos para pagar una porción de la deuda, pero Singer y otros tenedores rechazan el acuerdo. El gobierno argentino presentó el pasado 25 de junio un recurso de apelación ante la Corte Suprema de Estados Unidos contra una sentencia de un juez federal estadounidense en favor de los fondos de inversión. El recurso pretende revertir un fallo del juez federal Thomas Griesa que conminaba a Argentina al pago de U$S 1330 millones a los tenedores de deuda soberana que no entraron en el canje propuesto por el gobierno.

Argentina entiende que aquella sentencia "representa una intromisión sin precedente dentro de las actividades de un Estado extranjero dentro de su propio territorio que hace que surjan preocupaciones sobre las relaciones exteriores de Estados Unidos".

Impacto de la sentencia

El fallo de la Corte Suprema de los EE. UU. colocó a la Argentina ante tres opciones que, por distintas vías, conducen a mayores dificultades económicas y profundizan la recesión.

1 - Menor ingreso de capitales Por el fallo quedó bloqueada la estrategia del gobierno que, tras el pago en los tribunales del CIADI-Banco Mundial y a Repsol y el acuerdo con el Club de París, aspiraba a una recomposición del crédito externo y a un ingreso de capitales que ayudara a reactivar la economía. También se canceló la posibilidad de las Provincias de financiar sus presupuestos con fondos del exterior, como habían encarado entre otros la Provincia de Buenos Aires y Mendoza. Y encareció en forma abrupta el financiamiento al que aspiraba YPF para revertir la escasez petrolera y desarrollar Vaca Muerta en asociación con petroleras extranjeras.

2 - El riesgo de default Argentina tiene el dilema de que si no paga vuelve a caer en default. Si paga los U$S 1.500 millones en juego, tiene que afrontar pagos por otros U$S 15.000 millones de los que no ingresaron al canje y otra suma indeterminada de los que ingresaron al canje y reclamen cobrar lo mismo que los buitres. Como las sumas en juego equivalen al total de las reservas brutas del Banco Central, el peligro de la cesación de pagos sigue presente. La opción de negociar en el juzgado de Griesa con los buitres también es un camino incierto porque lo hace con un fallo adverso y porque los acreedores podrían no aceptar o solo aceptarían algún plan de pago al contado y el resto con garantías muy explícitas y a altas tasas de interés.

3 - Acentúa la recesión Este panorama profundiza la recesión iniciada a fines de 2013 que se fue agudizando en lo que va de 2014, como lo evidencian las caídas consecutivas de casi un año en las ventas, la producción industrial y la construcción. Con este escenario, se descarta que haya nuevos créditos o inversiones del exterior, y las inversiones domésticas van a estrecharse por el encarecimiento del crédito y la existencia de un alto grado de capacidad productiva ociosa, como por ejemplo, pasa en la industria automotriz.

4 - Freno al empleo Desde hace un año y medio la ocupación laboral está frenada con una baja, en los últimos meses, del empleo industrial y en la construcción. Una menor actividad productiva y escasas inversiones llevarán a que las empresas sean renuentes a tomar más empleados y se inclinen por un mayor recorte de horas extras y ajustes de personal. Las suspensiones en las plantas automotrices ya tienen impacto en autopartes y en la cadena de proveedores.

5 - Se dispara el dólar La escasez de dólares también se va a profundizar por la doble vía del menor ingreso de divisas por la caída de las escasas inversiones y créditos del exterior como por los pagos comprometidos. También porque por la desaceleración de las exportaciones hay menos ingresos de dólares del comercio exterior. Hasta fin de año hay que pagar intereses y vencimientos de capital por unos U$S 10.000 millones, entre ellos los U$S 650 millones al Club de París. En lo inmediato ya se amplió la brecha con el dólar paralelo lo que puede llevar a una mayor cotización del dólar oficial. El Banco Central buscará restringir las importaciones para frenar la salida de dólares, con el peligro que eso origine faltantes de insumos o repuestos para la producción interna. Y el cepo cambiario podría nuevamente ser más restringido.

6 - Inflación en alza En los últimos 12 meses la inflación bordeó el 40% anual y las proyecciones, anteriores al fallo, rondaban entre el 30 y 35% para este año. La mayor presión sobre el dólar, el mayor costo del crédito, los ajustes de tarifas ya anunciados y la suba inminente de la electricidad, pueden llevar a un salto en la inflación de costos que industriales y comerciantes buscarán repasar, no sin dificultades, a los consumidores. El poder de compra de los asalariados y jubilados volverá a deteriorarse.

7 - Sin alivio impositivo La menor actividad económica, las dificultades de las empresas y el freno a la creación de empleos afectarán la recaudación impositiva. Este proceso ya se reflejó en los últimos meses, pero ahora podría acentuarse. En estas condiciones se descarta cualquier medida de alivio impositivo, como la suba del mínimo no imponible o la actualización de las escalas del impuesto a las Ganancias. Esto podría acentuar la presión sobre el Banco Central para auxiliar al Tesoro Nacional que sigue exhibiendo fuertes déficits en sus cuentas.

(Publicado por El Clarín - Argentina, 18 junio 2014)
________________

últimas calientes

suscribirse |  entre en contacto |  apoyadores |  migalhas en portugués |  migalhas international