Brasil 2014

Baja productividad laboral durante el Mundial provocaría pérdidas por hasta US$ 445 millones

Sin embargo, algunos expertos creen que compartir este tipo de eventos en el trabajo, generan empleados comprometidos, felices, y, por tanto, más productivos.

martes, 10 de junho de 2014

Queda menos de una semana para que comience el Mundial de Fútbol Brasil 2014 y las empresas evalúan cómo compatibilizar la labor de sus trabajadores con los partidos que jugará la selección chilena en la primera fase, ya sea transmitiéndolos en vivo o generando actividades en torno al evento.

Sin embargo, es un hecho concreto que tal situación provocará millonarias pérdidas económicas para la productividad del país, como ocurrió en el pasado Mundial 2010 realizado en Sudáfrica, pues Chile tuvo pérdidas de US$ 268 millones. En esta ocasión, los tres partidos se jugarán en horario laboral, es decir, se dejaría de producir por aproximadamente seis horas de trabajo.

Trabajando.com entrega una proyección al respecto: En promedio, cada trabajador genera al país en ingresos alrededor de US$ 9 por hora, por lo tanto, en seis horas trabajadas produce US$ 54. Si esas horas no se trabaja y se transmiten los partidos de Chile, el país estaría dejando de ganar cerca de US$ 445 millones.

"Si lo llevamos a una empresa de 200 trabajadores, esta compañía dejaría de ganar alrededor de US$ 10.900”, precisa Álvaro Vargas, gerente general de Trabajando.com Chile.

En tanto, el académico de la Escuela de Ingeniería Comercial de la Universidad del Pacífico, Tomás Burgos, señala que las pérdidas serían cercanas a los US$ 240 millones, tomando en cuenta la fuerza laboral chilena que verá los partidos (cerca de 6 millones de personas), el costo de los sueldos de cada trabajador ($2.273 por hora, de acuerdo al experto) y la cantidad de horas en las que no se produce (5 horas, excluyendo el partido de Chile v/s Australia, que se juega el viernes 13 de junio a las 18 horas).

A juicio de Carlos Zambrano, docente de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad Central, el primer partido (viernes 18:00 horas), tendría menos impacto que los dos siguientes (miércoles y lunes a las 15:00 y 12:00 horas, respectivamente), por efecto de que las horas de trabajo se concentran entre las 9 y las 6 de la tarde.

"Los días de la semana, de acuerdo a un análisis del Banco Central, tienen productividades diferentes, de tal modo que el miércoles es más productivo que un lunes, que a su vez es más productivo que un sábado. Así, los partidos de Chile en el Mundial, en el peor de los casos, llegarían a casi medio día hábil, por lo que ni siquiera llegamos a 0,05% de impacto anual”, explica Zambrano.

La parte positiva

A pesar de lo anterior, algunos expertos creen que actos de convivencia en instancias como ésta, generan trabajadores más comprometidos, felices, y, por tanto, más productivos.

Un sondeo de Laborum.com muestra que el 87% de las empresas se ha organizado para estos días. De ellos, un 45% tiene previsto instalar pantallas para los colaboradores en la oficina, mientras un 27% acortará la jornada laboral del viernes 13 de junio, cuando se juegue el primer partido de la Selección. En tanto, un 17% se ha organizado con actividades y concursos durante todo el período mundialero.

"Tal como nos manifiestan las empresas, más que un conflicto, este evento deportivo es una instancia para reunir a los colaboradores y fortalecer el clima laboral, además de demostrar que se está en sintonía con los intereses de los trabajadores”, señala María Angélica Zulic de Laborum.com.

"Transmitir los partidos es un beneficio que le dan las empresas a sus trabajadores, y esto sin duda sube el ánimo de éstos, mostrándose entusiastas y cooperativos para que estas actividades resulten un éxito. Además hay que ser pragmáticos, los partidos los van a ver igual, la gente va a estar pendiente de lo que esté pasando, por lo tanto es mucho mejor hacerse cargo de esta realidad y sacarle provecho”, afirma Álvaro Vargas de Trabajando.com.

Finalmente, Javier Scavia, académico del Departamento de Industrias de la Universidad Técnica Federico Santa María, establece que "no hay que temer al efecto mundial, pues los impactos potentes y negativos de productividad surgen con factores inesperados, por lo que aconsejo a las empresas que tomen el resguardo necesario con anticipación en este periodo mundialista y aprovechen la ocasión para generar un buen clima laboral, pues no solo generará lazos de compañerismo, sino que también mejorará la productividad de los empleados".

Baja productividad laboral durante el Mundial provocaría pérdidas por hasta US$ 445 millones

Sin embargo, algunos expertos creen que compartir este tipo de eventos en el trabajo, generan empleados comprometidos, felices, y, por tanto, más productivos.

últimas calientes

suscribirse |  entre en contacto |  apoyadores |  migalhas en portugués |  migalhas international